Una Cama ¨Casi¨En La Cresta de La Ola

Oasis at Ayfilon (península de Karpaz, Norte de Chipre) cuenta con habitaciones a un par de pasos del mar…

Os presento al probablemente hostal de más genialidad del globo. O al menos uno de los más encantadores. ¨Oasis¨, una pequeña taberna de pescado y casa de huéspedes justo en el litoral de la desierta área de Agios Filon, en el turco norte de Chipre, ojea ya una reputable historia y esta enteramente reservado de mayo a octubre, a pesar del carácter no turístico de la zona.

Su emplazamiento no tiene desperfecto: Oasis espera cual silencioso centinela en una completamente despoblada línea de costa, 5 km al norte del pueblito Dipkarpaz en la península de Karpaz y pegadito a la iglesia de Agios Filon (pieza datada del siglo XII reconstruída sobre una anterior basílica cristiana del siglo V). La soberbia playa de Agios Filon está tan sólo a una breve caminata de distancia y el pescado fresco (también versión desayuno turco por las mañanas) se sirve aderezado de espléndidas vistas sobre un antiguo puerto romano.

Seis simples pero originalmente elegantes habitaciones miran al mar, con tal proximidad que sin esmero alguno puedes escuchar las olas desde tu almohada. La falta de electricidad y lujos -a parte de una acogedora cama, una mosquitera y una lámpara de aceite- completan el cuadro. Los baños son compartidos salvo en el caso de la última habitación, que tiene un pequeño aseo y una cuca ducha incluídos en el kit. Los generadores de luz (una moderna adquisición, pues hasta hace muy poco toda la península carecía de iluminación alguna) sólo son encendidos unas tres horas al día después del atardecer, que todo hay que decirlo, en este paraje es tan rojo como en la imaginacion pueda pintarse y sin dudas el mejor de la isla. Después del ocaso contemplar el prolífico y estrellado cielo se revela como el único plan de acción (sin falta de deleite). Los bares, las edificaciones y el ruido se sienten a galaxias de distancia…
Oasis

Como el área es protegida -dos especies de tortugas incuban sus huevos en sus playas- no está permitido construir ni fomentar el turismo masivo -cosa inexistente hoy por hoy dada la remotez y desconocimiento general del paraje pero muy posible amenaza en un cercano futuro si encara falta de control-, lo cual mantiene la región pacífica y sana para las tortugas. Si anclas en Oasis en junio o en agosto probablemente tengas suerte y presencies cómo una enorme Chelonia Midas (o tortuga verde) pone sus huevos o cómo las diminutas tortuguitas recién nacidas luchan por encontrar su camino al mar desde la playa. El propietario de Oasis, Masallah, es un tipo afable, características a las que también responden el resto de su masculina plantilla. Lo mejor de Masallah probablemente es su profundo interés en la causa de la supervivencia de las tortugas en Chipre y la conservación del medio natural. Como apunte un poco en paralelo, merece la pena mencionar que el pescado fresco marinado en aceite de oliva y limón, así como las tostadas de halloumi (queso chipriota) con tomate son una delicia que no dejar escapar si de visita.

Los precios de Oasis varían de 20 a 24 pounds chipriotas por noche y habitación doble (desayuno incluído), dependiendo de la temporada o de cómo le caigas en gracia a Masallah, que aprecia que sus clientes vuelvan año tras año.

No cabe duda sobre el tiento y el acierto con el que fue escogido el nombre del hostal… Bienvenido a un verdadero oasis con camas casi surfistas.

~ by travelandramble on August 3, 2007.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: