El Concierto de Luces Esmeralda (y otras historias)

Contradicción en mano, cobarde, que viene Damasco!

Así es, sin rodeos ni miramientos presento desnudo y de primeras el mayor de los poderes de seducción de Damasco. Le crecen canas de contradicción por las sienes, los brazos en expansión, la vagina y la nariz -y menuda entrometida sin descanso!-. Dicen las lenguas demasiado largas que al ojo diente y a la contradicción inspiración…Veamos.

Damasco nunca te pagará con la misma impresion si te luces mujer. O varón. Nunca la misma si occidental. O damascense. Nunca si paupérrimo. O exportador del lujo proveniente del caos. Nunca si con prisa. O a su estilo. Nunca si claustrofóbico, poco amante de la muchedumbre. O fácil de perder al color de tantos trazos. Nunca si musulmán. O mero observador descalzo del Islam. Nunca si con estómago delicado. O bravo fanático de delicatessen árabes. Nunca si con cuaderno bajo el brazo y perdido. O con prejuicios.alrededor-del-chai-binana.jpg

A Siria se llama por avión o por tierra -con visa resuelta-. Si eres tan amable de proceder con tamañísimas concesiones no te deja la puerta cerrada, nunca, aunque tengas tres ojos morados o vayas rozando la categoría de exhibicionista a poco trapo. Aquí empieza señores y señoras, sin resto de mérito, el carácter hospitalario del país, que se consolida por otro puñado de razones un poco mas sólidas. Damasco esta al sur del territorio, como buena capital fuera de la norma. Metralleta de datos basicos: 4.5 millones de habitantes, dimashq ash-sham en árabe, rio Barada al norte, título de ciudad continuamente habitada más antigua del mundo.una-pared.jpg

A la hospitalidad le siguen la virginidad, la fotografiabilidad (incorrectisima precisión), la vigorosidad y la belleza. Es árabe de cabo a rabo. Exhibe arabitud (incorrectisima precisión, capitulo dos) con tanta gracia…que carácter! El olor de las especias afrodisiacas en cualquiera de sus souk (mercados en callejas abovedadas) se mezcla con el regateo ferviente de señoras que no enseñan ni 1 mm de su ser -ni el rabito de los ojos- por ropa interior habilitadísima para modelos de Playboy, ligueros y encajes incluidos. El sino de la mujer en Damasco -como extensión o cabeza del Medio Oriente, pero con muchos ejemplos de extremismo conservador- aun me inquieta, tan inmóvil. Ver a un hombre pasear el gentío presumiendo de mujer en mano, siendo esta un fantasma negro que estremece por ausencia de mirada y piel, conmociona. Como mujer occidental con generosas dosis de empatía aun me bailan las marionetas en otro teatro cuando regreso a ese album de mi memoria. Esa sonrisa triunfante en el hombre; esa diferente concepción de tesoro, de honor; que expresión tendría el rostro de la hembra bajo tanto negro?ropa-interior.jpg

El trato como mujer se percibe definitivamente a antiguedades luz de distancia al que se le brinda al hombre, de misma clase social y procedencia. Un tendero tiende al colegueo sincero con un turista macho, mientras que responde tardíamente a las preguntas de una turista hembra con cortesía escueta. Sera subjetivo que una se siente pecado? Y de nuevo la contradicción: escueta respuesta versus mirada ejemplar de acoso sexual a tus espaldas. Si eres mujer resígnate a verlo todo desde el palco, los hombre juegan…las reglas han sido pactadas mucho antes de que tu planearas tu excursión.

Contradicción educadora también el lote de precios. Nunca los has visto tan a dieta. En estado de inanición. Llega al extremo de que algunas pequeñas cosas, como panecillos rellenos de higo, espinacas o tomate sazonado picantón, cuestan menos que el equivalente a cualquiera de nuestras piezas mas pequeñas de moneda en euro o dólar. Puedes comer por menos de un céntimo, y dejar propinas por doquier es un “a-hacer” ferviente. Te sale solo; porque a ti te sobra y porque los sirios son honestos.

Hay tanto que ver en Damasco que se presenta imposible desmoronarlo todo aqui en cuatro líneas pretenciosas. Me dejaré entre otros la tumba de Saladdin, la ciudadela, el arco romano, el museo de epigrafia, el museo nacional, el museo Maristan nur-ad-din de pionera medicina antigua, numerosas madrasas y khans, incontables (y demostrables) mezquitas y los barrios judio y cristiano en el tintero.Mezquita Ummayad

Sin duda el lugar de interes turístico de mas impresión es la mezquita de Ummayad, en el casco antiguo de la ciudad. Viste la fama de ser una de las mezquitas más grandes y antiguas del mundo, y esconde en su interior el sepulcro de Juan Bautista, profeta para ambos, musulmanes y cristianos. La mezquita es grandiosa en todo el esplendor de la palabra: gigante en tamano pero esbélticamente estructurada, albergue para todo estrato social y en todos los ánimos, madre de un patio conmovedor y propietaria de una de las mejores luces para fotografiar. Pases los dias que pases en Damasco, visita esta mezquita a varias horas del día; aprecia el cambio de imagen y de luz, recréate observando a la gente (antagónico al concepto de religión y templo que tenemos en el cristianismo, los musulmanes usan sus mezquitas para charlar, echar la siesta, comer o jugar con los niños. Son verdaderos epicentros sociales, y no hay mezquita que mejor represente esta alegria y esta tolerancia que esta). Si eres mujer se te proporciona una tunica de monje para la visita. Derrocha horas…mezquita-irani.jpg

De mezquita en mezquita y tiro porque me toca. El otro destacado ejemplar es la mezquita de Sayyida Ruqqaya, también céntrica pero del culto shiita. Fue construida con fondos iraníes, y destila riqueza, abanico de cristales y una cúpula imponente. La separación por sexos es radical, no cuenta con la atención de turistas y exhibe un mayor conservadurismo (muchas de las mujeres que te encuentras en sus entrañas y en sus alrededores son de las de patrón-no-enseno-ni-un-rabito-del-ojo; y de negro, por supuesto). Es una buena escuela de respeto y el rezo se toma en serio.Especias

Pero ahora llega la vertebra de la ciudad, senoras y senores! La vida, el gentio, el regateo como filosofía, la muchedumbre, la oferta infinita…el souk Al-Hamadiye! Damasco cuenta con infinitos souk (el de las especias o Al-Bezuriye también a destacar) pero Al-Hamadiye es sin lugar a duda el de mayor impacto ciudadano y quiza más oferta. No sorprende una vez que te enteras que la ciudad -de 4.5 millones de habitantes, no olvidemos- carece de supermercados. Esa blasfemia occidental afortunada o desafortunadamente no ha llegado aún a tierras sirias, y el antiguo sistema de compra de todo tipo de productos en puestecitos de estos mercados árabes es la norma. El comprar como profesión, yo diria; deberían oficializar un máster en regateo y encuentro de bienes, que soltura!

Si tienes suerte puedes toparte muestras de agenda cultural interesante. En el khan (antiguo caravasar) As’ad Pasha encuentran casa ocasionales exposiciones. “Journee de photographie de Damas” desde luego era brillante, por ejemplo. El palacio de Azem, proximo al souk de las especias, es tambien de obligada visita. Y por dios, no te olvides del callejeo!vista-de-damasco.jpg

Y por que no terminar con un concierto de luces esmeralda. Chaqueta al hombro y peregrinación al monte Jebel Qassioun con estos objetivos en mente: atardecer, la mejor vista de Damasco y el mejor recital de los cientos de luces verdes -cada una una mezquita, en la lejanía- en una de sus llamadas al rezo del día…El unísono de la llamada al rezo turba, el panorama te envuelve y el sabor a Damasco se te engancha a la altura del bolsillo de la camisa.

~ by travelandramble on September 3, 2007.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: