Míster Globo a la Carrera

Me parece pertinente introducir a un personaje hasta ahora bastante célebre en los círculos viajeros estadounidenses, ya sea por el arte de introducir extravagancias o por tender en la cuerda de la ropa a airearse algunas cavilaciones.world-globe

Se llama Charles Veley y es de San Francisco. Hace una década su vida era el característico torbellino de la existencia de un exitoso hombre de negocios. Cofundador de Microstrategy, hace ya 9 años que decidió colgar los hábitos de businessman para recorrer el mundo con su bien atesorada fortuna. Desde entonces ha visitado 709 países, territorios, regiones autónomas, enclaves y grupos separados de islas en su afán de ser catalogado como ¨el hombre más viajado del mundo¨.

New York Times Magazine acaba de publicar de manos de Rolf Potts un reportaje sobre Veley titulado ¨Mister Universe: What makes someone want to be the world´s most traveled man?¨. Sin embargo, los medios ya le prestaban atención a este trotamundos empedernido desde hace mucho antes (véanse apariciones en Telegraph, 2004, y San Francisco Chronicle, 2005).

Parte de la controversia suscitada por el comportamiento de Veley a lo largo del tiempo viene de manos de su compulsiva avidez viajera, encaminada a tachar países ya visitados de una lista de todas las centenas que conforman el planeta. Entrar en el Guiness de los Records era sólo uno de sus ambiciosos objetivos cuantitativos, y el reflejo de una particular visión de viaje. ¨Una manera de ver todo esto es considerar el mundo una mesa de buffet gigante¨, afirma Veley, ¨quería ir a todas partes, probar todos los platos primero para saber a dónde quería volver a por segundos y postres¨.

Personalmente me gusta, como de costumbre, el enfoque de Potts: crítico pero respetuoso, mordaz y portavoz de un debate tras bambalinas. ¿Es viajar el gasto de energía en el que Veley se embarca, considerando la retórica del cambio climático tan presente en las páginas de diarios y en las pesadillas de los gobernadores? Y en otro orden de valores, ¿debería viajar ser la fruición y la competición con la que Veley se promociona como el hombre más viajado del mundo? Si como viaje y sus consecuencias entendemos una mayor comprensión de otras culturas, en última instancia capaz de modificar nuestra propia cultura y concepción del mundo, NO. De nuevo, toda cara de moneda tiene su razón, pero el narcisismo de Veley va más allá del inevitable capricho inicial del viajero curioso. Sólo este último (y no Míster Universo), con suerte y un enfoque diverso de travesía, se convertirá en un diccionario transcultural con el que transformar nuestras viciadas visiones del mundo.

~ by travelandramble on November 21, 2008.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: