Andalucía: Oro líquido y temple sureño

Artículo publicado en La Guía del Golfo, edición Diciembre

botijo4Un anciano está sentado tranquilo y en silencio a la sombra de un olivo en un campo lleno de ejemplares casi idénticos en línea. Otea el horizonte sin asombro a la vez que bebe de un botijo color hueso. Mientras se levanta del tronco adoptado como asiento, farfulla varias palabras relajando las eses. ¨Benditos Fondos FEDER…¨, le dice al muchachuelo que le acompaña de vuelta al pueblo. Hoy el pueblo tiene más fuentes de agua potable, más empleo, empresas locales fuertes y un trazado urbano mucho más funcional.

Una vez una de la regiones más pobres de España, Andalucía es hoy en día una combinación atractiva de campo modernizado y ciudades cosmopolitas. Los Fondos FEDER, una iniciativa europea destinada a reducir las diferencias en el desarrollo económico de las regiones europeas, han sido generosos con las ocho provincias de la comunidad autónoma sureña, que en la actualidad viven un proceso de prosperidad económica inimaginable hace un par de décadas.

El sol y los intemporales olivos han visto crecer de fornidas raíces musulmanas una región peculiar, cuya población es reflejo de una curiosa genealogía. Es una tierra de ciudades de jaraneros y amables andaluces que se mudan sin preocupación de una provincia a otra, de europeos que encuentran en el laxo empleo y el clima amable un estilo de vida que hacer propio, de anglosajones enamorados del sur por su carácter templado y su cultura, de gitanos, judíos, pueblo-blanco1cristianos y árabes en un emplazamiento de pura tradición islámica.


Es esta tierra y no otra la que nos dió a Picasso, Velázquez, Lorca y Alberti; la que nos hizo heredar los espectáculos de flamenco que con pasión y garbo hoy se pueden ver por todo el mundo. Es una cuna de fiesta que empieza a las intempestivas horas en las que la vida nocturna acaba en otros países, y de toreo en plazas pequeñas como la de Ronda, donde el público puede ver las gotas de sudor del torero y las convulsiones del toro sin sentirlo ficción.

¨Hoy tengo recién salidos de la barca boquerones, salmonetitos, chipirones, calamaritos, atún y chanquetes¨, anuncia Ginés, el propietario de Ginés y María, un chiringuito que sirve pescado fresco a pie de playa en un pueblito de moda en la costa de Málaga. Hace unos años era un chiringuito aislado en un retazo de playa solitario; hoy en día ya llega a sus puertas el bullicio del paseo marítimo y la construcción de chalets de veraneo. alhambra-atardecerEl litoral, si bien en aspectos diferentes al interior agrario, también ha vivido un desarrollo acelerado que ha dejado a los locales boquiabiertos y a las arenas mestizas de las costas del Sol y de la Luz repletas de blancos europeos del norte ávidos de sol. La culpa o la bendición se la lleva el turismo, uno de los motores de cambio y de riqueza de la zona, que no se queda en las playas sino que llega a La Alhambra, la mezquita de Córdoba, los inmaculados pueblos blancos de las serranías interiores y la dramática Semana Santa de Sevilla.

Esta última es una de las instantáneas culturales más vívidas del carácter de la región. Hordas de penitentes enmascarados de diferentes cofradías y hermandades llenan las calles de color, de pasión de Cristo y de lamento, retratando uno de los eventos religiosos más importantes del sur de España. En tan expresiva semana lo mismo se llora que se ríe, y las celebraciones nunca se ahogan antes de que la madrugá termine… Andalucía semana-santa-sevilla2es así desesperadamente católica y desenfadadamente laica.

El catolicismo intentó enterrar la presencia musulmana en el país, razón por la que por ejemplo la mezquita de Córdoba hoy es una catedral que celebra oficios religiosos cristianos. Pero los vestigios islámicos echaron anclas, permaneciendo en la región y reinventándose. El Islam vuelve a Andalucía de mano de los millares de musulmanes que regresan a su antigua tierra para quedarse y llamarla hogar, mientras los españoles y extranjeros vienen a Andalucía para aprender un poco más del Islam. Una de las mejores escuelas de la herencia musulmana en España, sin duda, es la Alhambra, joya de la ciudad de Granada.

Antigua fortaleza gigante, su Patio de los Leones y sus exquisitas muestras de arte islámico confieren a Granada una reputación internacional creciente. El panorama de la alcazaba y Sierra Npaisajec-con-olivos2evada que se puede observar desde cualquiera de las calles de la ciudad tiene cierto efecto embelesador que muchos han tratado de explicar. ¨Ir a Granada es enamorarse de un lugar insobornablemente hermoso¨, predica en el intento una revista de turismo local. A un lado, la ciudad hirviendo de mezcolanza y de vida; al otro, los olivos extendiéndose colinas y kilómetros hasta que ya no alcanza la vista.

Olivo: árbol oliáceo de seis a diez metros de altura de hojas persistentes y opuestas, tronco nudoso y retorcido,flores blancas y pequeñas y fruto llamado aceituna. De la aceituna se produce aceite; el mejor, el de oliva: reflejo del carácter de una región templada y la verdadera sangre de Andalucía.

~ by travelandramble on December 1, 2008.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: