¿Dónde está mi turismo?

México vs. una plaga de males

Artículo publicado en La Guía Magazine, edición Junio 2009

Cae el día en las callejuelas que se esconden detrás de la Casa de la Corregidora, en Querétaro. Musico QueretaroLa tarde es tranquila y amarilla; los pasos de la gente vivarachos. Llegan de lejos las notas de un acordeón, mientras en la paletería de la esquina varias familias compran aguas de limón y de mango. En los rostros de los transeúntes de ésta, una de las ciudades tradicionalmente más seguras de México, se ven sonrisas largas y llenas de vida.

…O se veían. Algunos dicen que en los últimos meses las sonrisas de esta escena mexicana se han acortado, han encogido como rajas de lima recién exprimidas. No hay fotografías que lo prueben, ya que todas las sonrisas en tropel han tenido que esconderse detrás de mascarillas azules o profundos gestos de aplomo causados por las bofetadas del narcotráfico. Los constantes azotes a Mexico no han seguido ningún patrón de justicia.

Narcoviolencia y gripe
Sin duda la influenza porcina ha llegado en el peor momento y cuando México menos lo necesitaba. Ya estaba en el carril rápido a la degradación a ojos internacionales tras los escándalos de la guerra del narco. La gripe A (H1N1) ha mandado de vuelta a casa a los pocos turistas que quedaban en tierra; con ellos se han ido no sólo una importante fuente de ingresos nacionales, sino también millares de voces que podrían contar de las maravillas del país de las tardes amarillas. Las mascarillas, la alarma sanitaria, los escándalos del narcotráfico y la inmigración siempre temida por el norte han hecho a México protagonista de titulares en Pavo realdiarios de todo el mundo.

Y la imagen que han mostrado no ha podido ser más desoladora: ciudadanos asustados y dubitativos sobre las acciones de su gobierno, Calderón pidiendo a todas las familias mexicanas que se recluyan en sus casas, turistas en Mazatlán, Cancún, Ciudad de México y Chiapas siendo evacuados fuera del país a velocidad de correcaminos, un niño de cinco años de La Gloria siendo fotografiado hasta el límite de la indecencia por los mismos medios internacionales que le han colgado sobre los hombros la chaqueta de la culpa… Negocios cerrados a cal y canto, niños sin escuela, empresarios sin beneficios, fronteras egoístas…La respiración intranquila, la incertidumbre intoxicante.

Sensacionalismo e intransigencia
En este desasosiego ciudadano y esta constante sospecha -¨¿no estarán exagerando?¨, se preguntaban muchos-, la televisión y los rotativos han tenido mucho que ver. La cobertura mediática, tanto nacional como Playa de la Condesainternacional, ha sido sensacionalista. ¨Es cierto que los medios fueron útiles para no provocar pánico ni incitar a la desobediencia. Pero al paso de los días, la imposibilidad de tratar la nada se hizo evidente en la reiteración informativa, la multiplicación de las historias victimistas¨, declara Gabriela Warkentin, Directora del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana en Ciudad de México.

El cierre de fronteras tampoco ha ayudado. No sólo otros países latinoamericanos como Cuba, Perú o Argentina ordenaron que ninguno de sus aviones efectuara parada en el Distrito Federal, o no permitieron que ningún vuelo mexicano tocara sus territorios, sino que Estados Unidos y Europa han sacado a relucir su lado más aislacionista con excusa de la influenza. La xenofobia anti-mexicana y anti-hispana en Estados Unidos se manifiesta en enunciados anti-inmigración si cabe más agudos. Como dice Pablo Ordaz en el artículo El virus mata el sueño de México, publicado en El País, ¨ahora ya podrán utilizar el virus como combustible de su intolerancia¨.

Turismo perdido
En este contexto de mala fortuna, el gobierno de Estados Unidos ¨recomendó¨ de un modo políticamente correcto que sus ciudadanos evitasen a toda costa los viajes ¨no esenciales¨a Mexico. La referencia al término viaje ¨no esencial¨ es salida fácil y concepto subjetivo, tal como argumenta Eric Winer en World Hum.
Monterrey
De cualquier modo, convencer al turismo internacional de que Yucatán, Oaxaca o Jalisco son seguros va a llevar tiempo, dinero y esfuerzo. La sombra del virus y las historias espeluznantes de los decapitados de Ciudad Juárez van a jugar en contra de México ahora más que nunca; ahora cuando el mundo entero ha estado asomándose por un agujerito a sus trapos sucios y a los trapos sucios que otros le han metido en la lavadora que ciudadanos y gobernadores llevan meses intentando llenar con ahínco de reforma. Las primeras remesas de ropa por ahora han salido teñidas; el agua turbia.

Pero nuevas iniciativas están en camino, como un plan que Calderón está poniendo en marcha de reactivación económica con importantes incentivos fiscales y estímulos al turismo. Entre dichos estímulos, el Presidente planea reducir temporalmente los impuestos a los cruceros, así como promocionar la imagen de México en el extranjero.

Dicen que después del temporal llega la calma. Devolvámosle a México su turismo y su dignidad. Que vuelvan a contarnos de las tardes amarillas…

~ by travelandramble on June 5, 2009.

One Response to “¿Dónde está mi turismo?”

  1. Con una buena planificación turística, México conseguirá recuperar su excelente (y merecida) posición mundial.

    Un saludo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: